Periodista israelí revela una razón impactante por la que Corea del Norte desprecia a Israel

La animosidad de Corea del Norte por el estado judío es desconcertante, hasta que escuchas la razón sorprendentemente mezquina y totalmente inventada detrás de ella.

La República Popular Democrática de Corea del Norte, uno de los regímenes totalitarios más brutales del mundo, también se pronuncia sobre Israel. El país del este de Asia expresa su animosidad hacia el estado judío, entre otras cosas, suministrando a los enemigos de Israel, especialmente a Irán, tecnología de misiles balísticos. Corea del Norte también ha sido acusada de ayudar a Irán a conseguir armas nucleares.

La razón de Corea del Norte para odiar tanto a Israel puede tener sus orígenes no en la batalla de ideologías entre el comunismo y el capitalismo, sino en el orgullo lastimado de uno de los equipos deportivos nacionales de Corea del Norte que puso una ventaja en un gran torneo hace más de 60 años – y culpando Israel por su épico fracaso.

El periodista israelí Boaz Arad tuiteó que cuando visitó Corea del Norte en nombre del sitio web de noticias Ynet de Israel , descubrió la razón sorprendentemente mezquina y totalmente falsa por la que Corea del Norte odia a Israel, informó el sitio web Israellycool .

Según Arad, el odio se remonta a la copa mundial de fútbol de 1966, que se celebró en Inglaterra, donde Corea del Norte se había clasificado.

Los norcoreanos habían avanzado sorprendentemente a los cuartos de final y parecían estar en camino de una gran sorpresa en su partido contra la potencia de Portugal. En la primera mitad, los norcoreanos saltaron a una impactante ventaja de 3-0 sobre los portugueses, históricamente uno de los mejores países futbolísticos del mundo.

La estrella del fútbol portugués Eusébio aprovechó la ocasión al anotar cuatro goles seguidos para tomar la delantera, y José Augusto agregó un quinto en el minuto 78 para sellar la victoria por 5-3.

“En Corea del Norte, resulta que no se pensaba que fuera Eusébio quien les robaba la victoria. El árbitro fue el culpable de la derrota por los norcoreanos. El que sostuvo el silbato en ese fatídico juego fue el difunto árbitro de fútbol israelí Menachem Ashkenazi ”, tuiteó Arad.

Y esos sentimientos han persistido hasta hoy, continuó Arad.

“El incidente en la conciencia nacional de los norcoreanos está tan profundamente arraigado que cuando quieren maldecir a un árbitro en los partidos de fútbol de la liga local … simplemente le gritan que es un ‘árbitro israelí’”, dijo Arad.

“En coreano suena así: ‘Ai-su-ra-al-shim-pan-wen’. Si van a visitar Pyongyang, ¡no les hablen de fútbol!” aconseja Arad.

 

Por Yakir Benzion, UWI

Traducción Alicia Weiss para Radio Jai

Permitida la reproducción citando las fuentes.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.