Presunto ex guardia nazi de 100 años será juzgado en Alemania

El sospechoso está acusado de 3.518 cargos de cómplice de asesinato, está acusado de trabajar para las SS en el campo de Sachsenhausen en 1942-1945

BERLÍN (AP) – Un tribunal alemán fijó la fecha del juicio para un hombre de 100 años acusado de 3.518 cargos de cómplice de asesinato por acusaciones de que sirvió como guardia de las SS nazis en un campo de concentración en las afueras de Berlín durante Segunda Guerra Mundial.

Una portavoz del tribunal estatal de Neuruppin dijo el lunes que el juicio comenzará a principios de octubre. El nombre del centenario no se dio a conocer de acuerdo con las leyes de privacidad alemanas.

Se alega que el sospechoso trabajó en el campo de Sachsenhausen entre 1942 y 1945 como miembro alistado del ala paramilitar del Partido Nazi. Las autoridades dicen que, a pesar de su avanzada edad, se considera que el sospechoso está en condiciones de ser juzgado, aunque la cantidad de horas por día que el tribunal está en sesión puede tener que ser limitada.

“Una evaluación médica confirma que está en condiciones de ser juzgado de manera limitada”, dijo la portavoz de la corte Iris le Claire.

La oficina de Neuruppin recibió el caso en 2019 por la oficina especial de fiscales federales en Ludwigsburg encargada de investigar los crímenes de guerra de la era nazi. El tribunal estatal de Neuruppin tiene su sede al noroeste de la ciudad de Oranienburg, donde se encontraba Sachsenhausen.

Esta foto de archivo sin fecha muestra un pase de lista, temprano en la mañana o al final de la tarde, en la plaza de pase de lista frente a la puerta del campo de concentración nazi de Sachsenhausen en Oranienburg, en las afueras de Berlín, Alemania. (Foto AP, archivo)

Se dice que el acusado vive en el estado de Brandeburgo en las afueras de Berlín, informaron los medios locales.

Sachsenhausen se estableció en 1936, justo al norte de Berlín, como el primer campo nuevo después de que Adolf Hitler le diera a las SS el control total del sistema de campos de concentración nazi. Se pretendía que fuera una instalación modelo y un campo de entrenamiento para la red laberíntica que los nazis construyeron en Alemania, Austria y los territorios ocupados.

Más de 200.000 personas estuvieron recluidas allí entre 1936 y 1945. Decenas de miles de reclusos murieron de hambre, enfermedades, trabajos forzados y otras causas, así como a través de experimentos médicos y operaciones sistemáticas de exterminio de las SS, incluidos tiroteos, ahorcamientos y gaseamientos.

Los números exactos de los muertos varían, con estimaciones superiores de unos 100.000, aunque los estudiosos sugieren que las cifras de 40.000 a 50.000 probablemente sean más precisas.

 

Holocaust
Ilustrativo: un hombre atraviesa la puerta del campo de exterminio nazi de Sachsenhausen con la frase ‘Arbeit macht frei’ (el trabajo te libera) en Oranienburg, Alemania, el 27 de enero de 2019, Día Internacional de la Conmemoración del Holocausto (Markus Schreiber / AP).

En sus primeros años, la mayoría de los presos eran presos políticos o presos criminales, pero también había algunos testigos de Jehová y homosexuales. El primer gran grupo de prisioneros judíos fue llevado allí en 1938 después de la Noche de los cristales rotos, o Kristallnacht, un pogromo antisemita.

Durante la guerra, Sachsenhausen se amplió para incluir a los prisioneros de guerra soviéticos, que fueron fusilados por miles, así como a otros.

Como en otros campos, los prisioneros judíos fueron señalados en Sachsenhausen para recibir un trato particularmente duro, y la mayoría de los que seguían con vida en 1942 fueron enviados al campo de exterminio de Auschwitz.

Sachsenhausen fue liberada en abril de 1945 por los soviéticos, quienes la convirtieron en su propio campo brutal.

Prisioneros en Sachsenhausen, 1938 (Colección Heinrich Hoffman / Wikipedia)

En un caso diferente, una mujer de 96 años será juzgada a fines de septiembre en la ciudad de Itzehoe, en el norte de Alemania. La mujer, que presuntamente trabajó durante la guerra como secretaria del comandante de las SS del campo de concentración de Stutthof, ha sido acusada de más de 10.000 cargos de cómplice de asesinato a principios de este año.

Su caso y los cargos contra el sospechoso de 100 años se basan en un precedente legal reciente en Alemania que establece que cualquier persona que ayudó a la función de un campamento nazi puede ser procesada por cómplice de los asesinatos cometidos allí.

 

Fuente: The Times of Israel

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.