Un estudio israelí encuentra la clave para la detección temprana del cáncer de mama metastásico.

Un nuevo estudio de la Universidad de Tel Aviv descubrió cambios en el tejido pulmonar sano que indican preparación para recibir metástasis, hallazgo que puede permitir el diagnóstico preventivo y el tratamiento profiláctico antes de la aparición de la letal metástasis.

Los cambios se identificaron en el área conocida como “el microambiente” del tumor, y específicamente en el tejido fibroblasto.

Los investigadores dicen que estos cambios en los tejidos son una señal temprana del posible desarrollo de células cancerosas diseminadas: metástasis. Comprender el proceso metastásico y su diagnóstico en una etapa tan temprana puede conducir a un tratamiento profiláctico que salve miles de vidas cada año.

El estudio fue dirigido por la Prof. Neta Erez, Presidenta del Departamento de Patología de la Facultad de Medicina de Sackler, junto con el equipo de investigación de su laboratorio, el Dr. Ophir Shani y el Dr. Yael Raz.

Los investigadores explicaron que en muchos tipos de cánceres, entre ellos el cáncer de mama, los pacientes no necesariamente mueren a causa del tumor primario. Al final, la principal causa de mortalidad son las metástasis, que llegan a los órganos esenciales y allí proliferan. Las metástasis pueden aparecer después de varios años incluso en pacientes que se han sometido a todos los tratamientos ofrecidos, incluida la extirpación quirúrgica del tumor primario, la quimioterapia posterior y la radiación destinada a destruir cualquier tumor residual.

Los métodos que se utilizan hoy en día para el seguimiento localizan las metástasis solo cuando son bastante grandes, cuando la enfermedad se encuentra en una etapa avanzada y la medicina no tiene soluciones curativas.

Por esta razón, el grupo de investigación del profesor Erez está investigando el período de tiempo entre la recuperación aparente y la aparición de metástasis, con el fin de comprender el proceso metastásico e identificarlo en sus primeras etapas.

Su investigación en los últimos años ha revelado que los tejidos designados, en los órganos donde está previsto que lleguen las metástasis, ‘preparan el área’ para la recepción y producen un ambiente hospitalario para ellos, mucho antes de la aparición de las propias metástasis.

En el presente estudio, el equipo de investigación buscó señales de estos cambios, que pueden usarse en el futuro para identificar el inicio del proceso. Los investigadores se centraron en las células del tejido conectivo conocidas como fibroblastos que se encuentran en los pulmones, entre otros lugares.

Erez explicó que “en una situación normal, los fibroblastos juegan un papel central en la curación de heridas y lesiones en los pulmones, pero estudios recientes revelaron que el cáncer tiene éxito en reclutarlos y hacer que produzcan un ambiente de apoyo para él. En el marco del presente estudio, realizamos la secuenciación de todos los genes que se expresan (secuenciación del transcriptoma) en fibroblastos extraídos de pulmones de ratones en un modelo de metástasis de cáncer de mama”.

Los investigadores compararon los resultados de la secuenciación extraídos de pulmones sanos, de pulmones con micro-metástasis, metástasis muy pequeñas que no se pueden identificar con las herramientas clínicas existentes, y de pulmones con metástasis grandes, en un estado de enfermedad avanzada.

Además, identificaron específicamente las proteínas que inician los procesos de “recableado”  en los fibroblastos y descubrieron que una de las proteínas centrales en el proceso es MYC, conocida como un impulsor central en la aceleración de la división de las células cancerosas. Este estudio reveló que MYC también juega un papel importante en los cambios que ocurren en los fibroblastos hacia la recepción de las metástasis.

Erez dijo que cree que en el futuro, los hallazgos pueden ayudar en la identificación del proceso metastásico incluso antes de que las células cancerosas diseminadas prosperen y colonicen el órgano metastásico, con el propósito de proporcionar tratamiento profiláctico.

Este tratamiento, que evitará el desarrollo de metástasis, puede salvar la vida de millones de personas en todo el mundo”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.